Cumple tus propósitos de año nuevo

Poravanza

Cumple tus propósitos de año nuevo

¿Te cuesta conseguir tus metas a lo largo del año que acaba de comenzar? ¿Llevas varios años con los mismo propósitos y sigues sin poder conseguirlos? ¿Aún no tienes claros tus objetivos para este año?

Con el comienzo de un nuevo año, existe la tradición de elaborar una lista con los propósitos que intentaremos conseguir a lo largo del mismo; algunos serán a corto plazo y fácilmente alcanzables, y otros supondrán mayor esfuerzo, menor motivación y recompensas a largo plazo. Éstos últimos tendemos a dejarlos pendientes “para mañana”o simplemente para otro año; pero hay que tener en cuenta que mañana nunca llega, no es una fecha real en el calendario, por lo que, los postergaremos hasta que nos veamos más fuertes, con más ganas o para cuando sea el momento adecuado…..¿pero serás capaz de saber cuando lo es?

Lo conveniente de hacer propósitos de Año Nuevo es porque nos proporcionan una motivación, es necesario ponernos objetivos y metas para saber hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos y cuando lo conseguimos, eso repercute en nuestro estado de ánimo, asimismo ocurre cuando no los alcanzamos o fracasamos en el intento. A la hora de elaborar nuestros propósitos y objetivos es fundamental tener en cuenta tres reglas básicas, éstos han de ser realistas, concretos y formulados en positivo. Deben ser realistas, pues de otra manera será poco probable que podamos conseguirlos, procurando también que estén bajo nuestro control en la medida de lo posible, y es que no es un objetivo realista y alcanzable “que me toque la lotería”. Por concretos, me refiero a que han de ser específicos en su contenido, “quiero ser feliz” es un objetivo demasiado general como para saber cuando lo habremos alcanzado, es preferible un propósito del tipo “me gustaría mejorar la comunicación con mi familia”. Por último, deben estar formulados en positivo pues el cerebro no registra la palabra NO, le produce confusión y terminamos haciendo lo que no debemos, por eso es preferible enunciar “voy a dejar de fumar” en vez de “no quiero fumar más”.

Teniendo en cuenta estos tres puntos fundamentales, elabora tu lista de propósitos u objetivos en base a los siguientes tips:

  • Metas a corto plazo: a pesar de que puedas tener un objetivo mayor en mente, establece metas pequeñas como forma de reforzarte a medida que las vayas consiguiendo. Esto evitará que te frustres y abandones tu propósito.

  • Organiza tu año: puede que te sientas abrumado ante la cantidad de propósitos que te impones a ti mismo, quizás puedas estructurar en varios periodos tus objetivos y abarcar solo uno o unos pocos de cada vez, y a medida que los vayas logrando comiences con otros nuevos. De este modo aumentará tu motivación y no te saturarás.

  • Apoyo del entorno: haz partícipe a tu entorno de tu propósito y pídele que te proporcione retroalimentación sobre tu actuación para que puedas medir tu progreso de forma más objetiva.

  • Refuérzate por cada avance: no esperes a cumplir el objetivo completo para felicitarte a ti mismo por tu esfuerzo, valora cada pequeño avance que hagas, ¡cada paso hacia la meta ya es un logro!

  • Permítete una recaída: no siempre nos va a salir todo como queremos, todos tenemos días buenos o malos. No porque hayas fracasado una vez o hayas dado un paso para atrás en la consecución de tus propósitos significa que no lo vayas a conseguir, acepta que puedes fallar y sigue adelante aprendiendo de tus errores.

  • Sé consciente: sé consciente de tus capacidades, de tus fortalezas y de tus debilidades. Si lo intentas una y otra vez y no consigues alcanzar tu propósito, párate a reflexionar qué está fallando, quizás te estés proponiendo un objetivo desmesurado en base a tus condiciones en este momento, da un paso para atrás, avanza hacia objetivos más pequeños, con el tiempo podrás volver a intentarlo.

  • Actúa ya: la disciplina y la constancia son dos capacidades muy importantes que nos ayudan a perseguir nuestras metas. Si careces de alguna de ellas, es probable que los pensamientos distractores te jueguen una mala pasada y te convenzan de que existen otras cosas mejores que hacer en vez de luchar por tus propósitos. Para superar este freno evita pensamientos del tipo “que pereza….ya lo haré….empiezo mañana” que suponen órdenes para tu cuerpo y que automáticamente lo desconectan de cualquier estímulo de acción. En vez de pensar lo que tienes que hacer, simplemente HAZLO!

El camino para lograr tus sueños empieza bajo tus pies y pone rumbo al horizonte. Depende de ti seguirlo o no hasta el final.

Por Lorena González López. Tu psicólogo de confianza en Avilés

Para más información consulta en lorena@psicologiavanza.es o llamando al 619.906.108

About the author

avanza editor

Deja un comentario